Flamenco "pa jartarse"


El que no disfrute con el flamenco en directo, es porque no quiere. Al menos por estas latitudes, se amontonan los recitales y eventos, principalmente organizados por las peñas flamencas, auténticos motores de lo jondo en estas fechas otoñales.
Desde el jueves pasado, Semana cultural Pepita Caballero en Carmona, en la que intervinieron Toñi Fernández y Paco Moya, combinando veteranía y savia nueva con las palabras siempre poéticamente flamencas de José Luís Rodríguez Ojeda.
También en Lora del Río remataban su ciclo de flamenco en los que han intervenido Raúl Montesinos o Gastor de Paco.
En Alcalá de Guadaira, más que el concurso Soleá de Alcalá, se preparó un auténtico festival de cante, ya que llegaron a la final cantaores de la talla de José de la Mena, Aroa Cala o Niño del Mauro, consiguiendo premios Antonio Hermosín por soleá de Alcalá, Canela Hijo por los cantes libres y nuestro admirado paisano en los cantes llamados básicos, Juan Domínguez Gallardo "Castulo", flamenco de arte y con arte, con un sonido especial, hecho de metales machos y con el que disfrutamos de cante verdadero.
Con todo este panorama, yo trabajando de noche el fin de semana. Aún así, conseguí asistir a dos recitales.



El viernes, en la Casa del Arte Flamenco Antonio Mairena, Juan Antonio Ramírez al cante acompañado con la sonanta de José Luís Scott. Entretenido recital del mairenero que hizo un recorrido amplio por los diferentes palos flamencos, desde la seguiriyas de Triana a los tanguillos de Marchena o de la soleá alfarera a las malagueñas de Chacón, pasando por fandangos personales, colombianas marcheneras o tientos clásicos rematados por tangos. Enorme la proyección del cantaor mairenero que deja adivinar la apasionada afición que le une al flamenco, y las buenas condiciones musicales que posee.
Ya el domingo, en Torres Macarena se cerró unas jornadas dedicadas a la memoria del Pastora Pabón con una ofrenda floral al busto de la, considerada mejor artista flamenca de todos los tiempos, busto que sigue emplazado en el patio de esta enjundiada peña. Los directivos, en su discurso, echaron de menos la presencia de artistas y políticos que tan acaloradamente celebraban la inclusión del flamenco en los patrimonios de la humanidad pero que, olvidaban los actos alrededor de Pastora.
El recital corrió a cargo de Nazaret Cala, que fue presentada como ganadora del concurso Pureza flamenca de Mairena del Alcor y que junto a la enorme guitarra de Fernando Moreno, ofrecieron cante y toque del bueno.



Bajo las premisas del flamenco clásico, la portuense interpretó malagueñas del maestro Ojana y del Mellizo, alegrías de Cádiz, cante que lleva en la masa de la sangre, Soleá y seguiriyas con la presencia del magisterio de Antonio Mairena, cantes de levante, tangos, la bulería jerezana con recuerdos a la Salvaora de Caracol y como remate, el cante por tonás, ya con una garganta cansada pero a la que no le faltó jondura, Fernando acompañó a base de su escuela jerezana con un estilo simple y bello, falsetas con gusto y rajeos de la su tierra.
En resumidas cuentas, intenso fin de semana para el disfrute de los sentidos de los llamados aficionados. Pero señores, organizarse que no damos a basto una semana y otra nos aburrimos como ovejas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada