Llanto por Moraito.



Lágrimas de pena inundan el barrio de Santiago. De un tiempo a esta parte, ¡qué mala estrellita guía a los flamencos! No terminamos de velar a un grande cuando del escenario al cielo nos abandona otro. Si a Terremoto hijo le quedaban cientos de seguiriyas que tirarnos a la cara, a Manuel Moreno Junquera le sobraba compás para seguir regalando una buena temporá.
Nos deja el cuerpecito moraito como un lirio, a compás de tientos camaroneros y sin remedio para nuestros martirios pero con media mueca de alegría en el rostro recordando sus pataitas por bulerías, sus acordes rasgueados a contratiempo que sabían a solera jerezana.
Nació flamenco, entre flamencos y con el sonido gitano enredado entre sus dedos. Gloria al pulgar de Moraito, ¡gloria! Su impronta guitarrística tiene el sello del toque jerezano de Parrilla, y su música conceptual evolucionó sin salirse de su tierra, el mismo toque, pero nuevo.
Toda un dinastía flamenca se concentraba en Manuel que deja en herencia a su hijo, Diego del Morao, que sabrá honrar la clase de su padre y de toda su gente ya que está sobrado de talento y pasado de conocimientos.
Soy un adicto al cante jerezano, al cante que desde hace mucho tiempo acompaña Manuel, a todos los cantaores, a toda Jerez, a todos los adictos. Todo el cante de tu tierra del mismo color, del color morado, del color de la fantasía, de lo sensible, de la magia...tu color, Manuel. Adiós "Moraito".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada